My Cloud EX4
My Cloud EX4

Para aquellos que buscan en el mercado productos de almacenamiento para el hogar o las PYMEs, el debate del momento consiste en decidir entre el almacenamiento local o el  basado en la nube. En ambos lados de la valla hay una gran cantidad de opciones de marcas diferentes, pero es fundamental que los que toman las decisiones se adentren hasta el núcleo de cómo funcionan estas soluciones, lo que demandan de otras infraestructuras, y cómo le van a afectar a usted o a su personal como usuarios finales.

En vista de que la adopción de dispositivos de almacenamiento conectado a red (NAS) es cada vez mayor en Europa, vamos a considerar esta opción como almacenamiento local. Aquí usted tiene la flexibilidad de elegir la capacidad que desea, cuánto rendimiento y redundancia necesita, y también puede tener acceso a datos remotos a través de una característica de la nube personal que se ofrece en los dispositivos NAS como el WD MyCloud EX4.

Con un NAS se transfieren, fácil y rápidamente, grandes cantidades de datos al dispositivo a través de la red local y cuando las personas viajan; a estos datos se puede acceder utilizando una aplicación de escritorio o móvil gracias a la característica de la nube personal. En general, los servicios de nube personal ofrecidos por los dispositivos NAS son gratuitos e independientes de la plataforma empleada, de manera que usted podrá acceder a sus datos desde su PC portátil Windows o Mac, así como desde dispositivos de mano que funcionen con iOS, Android o Windows Phone. Y como su NAS reside en su hogar u oficina, usted tiene la ventaja añadida de no perder nunca el control de sus datos.

Dado que la mayoría de los dispositivos NAS utilizan eficientemente la energía y que las unidades como la WD Red optimizada para NAS PYMES están construidas para funcionar 24/7 de forma eficiente, el consumo de energía mensual no le alarmará. Y como sus datos se almacenan localmente en el NAS, usted no necesitará utilizar excesivamente su conexión a Internet para transferencia en ambas direcciones, y podrá así destinarla a otras funciones en la Web y al correo electrónico.

En lo que se refiere al costo, si usted compra una My Cloud EX4 y cuatro unidades de disco duro WD Red de 3TB, se tratará de un costo único inicial de aproximadamente US$900. Si usted utiliza este sistema en RAID 10, lo que significa que obtendrá entonces  la distribución de bloques de datos entre varias unidades (mayor rendimiento) y una copia espejo o duplicada (redundancia de datos), tendrá acceso a 6 TB de capacidad utilizable. También tiene la flexibilidad de ampliar la capacidad de almacenamiento del dispositivo con la simple compra de unidades de mayor capacidad cuando sea necesario o añadiendo una unidad USB al dispositivo NAS como una solución rápida.

En cuanto al aspecto relativo a la nube, la idea es que usted compre una cantidad específica de almacenamiento al proveedor de almacenamiento en la nube y suba luego su contenido a este repositorio central. Una vez hecho esto, usted podrá acceder a sus datos desde diferentes ubicaciones y dispositivos. También puede ampliar la cantidad de almacenamiento que tiene, pero es posible que haya restricciones impuestas por el proveedor, por lo cual es una buena idea revisar los términos y condiciones del mismo cuando se inscriba en el plan y, si es posible, optar por un plan mensual de pago en vez de uno anual, lo que le dará más flexibilidad.

En la mayoría de los casos se establecen categorías de capacidad (Google Drive ofrece 15GB, 100GB, 1TB, 10TB, 20TB y 30TB, por ejemplo) y el costo puede aumentar significativamente cuando se trata de capacidades mayores. Por ejemplo, Google Drive ofrece 1TB de almacenamiento por US$9,99 al mes, mientras que 10TB de capacidad cuestan US$99,99 al mes. En el transcurso de un año, contar con 10TB  de almacenamiento en Google Drive le costará alrededor de US$1.200. Tenga en cuenta que es un costo recurrente, por lo que en 3 años, por almacenamiento solamente, el costo será de US$3.600.

En cuanto a la forma en que el almacenamiento en la nube afecta a su infraestructura existente, considere esto: como el punto de almacenamiento es remoto, usted tendrá que subir todos los datos a la nube desde el primer momento. Si bien es un simple caso de arrastrar y soltar, puede convertirse en una tarea que consuma bastante tiempo de acuerdo con la velocidad de su conexión a Internet. La mayoría de las conexiones en el hogar y comerciales ofrecen velocidades ascendentes que son una fracción de la velocidad descendente, e incluso si usted considerase el uso de una conexión con una velocidad ascendente de 10 Mbit/s, que es superior a la media, transferir un archivo de 100MB tomará más de 40 segundos. Cuanto mayor sea el archivo, más tiempo tardará en subirlo.

También es necesario tener en cuenta que realizar cambios en los datos supone esencialmente volver a subir y bajar archivos, y aunque esto probablemente será invisible para usted como usuario, de nuevo consumirá ancho de banda de su conexión a Internet, lo que podría demorar la navegación y el correo electrónico. Para poder utilizar el almacenamiento en la nube al máximo, es necesario invertir en una conexión de alta velocidad a Internet y, según el volumen de datos con el que usted trabaje, es posible que desee optar por un servicio que no imponga restricciones en la cantidad de datos que pueden subirse o bajarse. Como subir y bajar datos continuamente puede empantanar incluso la conexión más rápida a Internet, usted pudiera considerar la puesta en práctica de medidas para subir los archivos grandes sólo durante la noche o después de horas de oficina.

Teniendo en cuenta los requisitos antes mencionados y el proveedor de servicios con el que usted trabaja, mantener una conexión de alta velocidad y el almacenamiento en la nube podría ser una propuesta muy cara incluso a corto plazo. Es por esta razón que siempre debe considerar todas las variables y prestar atención al costo total de propiedad antes de decidir lo que le conviene para su casa o PYME.

Anuncios