img_8874
Estudio global revela que los estilos de vida digitales se potencian con el aumento de la clase media y el incremento de los ingresos del consumidor.

Las preferencias del consumidor marcan tendencias hacia una constante movilidad que exige productos prácticos, simples y visuales, sin que esto represente una menor calidad en los servicios que el usuario demanda. Es la era de la portabilidad. Así se evidencia en las proyecciones del informe de Global Industry Analysts, las cuales indican que el mercado global de productos electrónicos portátiles e inalámbricos superará los 865.000 millones de dólares al año para el 2020.

La investigación, además, resalta que los estilos de vida digitales se potencian en un contexto global con mayor surgimiento de hogares de clase media y el incremento de los niveles de ingresos de las personas que los conforman.

Para Pilar Roa, líder de Relaciones Públicas de LG Electronics Colombia, el reto que supone la multiplicidad de perfiles de usuarios y la demanda por estilos de vidas digitales enfrenta a los fabricantes al desafío de crear nuevos dispositivos inteligentes y elaborados para trascender la usabilidad.

“Ahora los consumidores valoran beneficios más allá de la tecnología, como su impacto ambiental, ergonomía, mayor durabilidad, eficiencia energética y diseño. Cada consumidor pone un peso diferente en estas variables, pero todas influyen en la decisión de compra”, dijo Roa.

El perfil de usuario de esta era, según la vocera de LG, es exigente y no se conforma con la funcionalidad. Su experiencia con el producto es lo que define el grado de satisfacción. Se trata de un tema experiencial, conectado con emociones, con los momentos que comparte con su entorno y círculo social.

Es entonces, cuando aspectos como la ergonomía, que busca perfeccionar la forma en que los consumidores interactúan con los productos, son fundamentales para configurar la experiencia del usuario al hacer que los dispositivos sean más fáciles y cómodos de sostener. Ejemplo de esto, son los botones ubicados en la parte de atrás de los teléfonos inteligentes como el LG G5 SE, o la puerta elevada e inclinada seis grados de las lavadoras Twin Wash que hacen más accesible al momento las cargas y descargas, además del panel táctil y el material de acero inoxidable del tambor. Estos aspectos garantizan que la experiencia de producto sea cómoda y adaptada al usuario.

La resistencia y durabilidad son otros factores que también inciden en la compra. Los materiales utilizados para fabricar tanto teléfonos inteligentes, como dispositivos de audio y línea blanca, entre otros, deben ser flexibles, resistentes a distintas temperaturas, a golpes y rayones.

En el caso de los dispositivos portátiles la vida de la batería sigue siendo uno de los factores más importantes. Las personas no quieren cables, buscan la simplificación en la instalación y portabilidad. Por esta razón, productos de LG como los parlantes inalámbricos 360° y las barras de sonido, son los más apetecidos en el mercado y han impactado positivamente las ventas de la compañía, que en el último año registraron un incremento del 12% para este segmento.

Desde modernos electrodomésticos como neveras Door in Door y lavadoras Smart de carga frontal, pasando por televisores con tecnología OLED 4K y mincomponentes One Body, que permiten integrar cada vez más funcionalidades y experiencias en un solo equipo, hasta celulares inteligentes, proyectores y monitores; LG Electronics desarrolla tecnología que responden a las tres principales demandas del consumidor: diseño, portabilidad y eficiencia energética.

“En un mercado tecnológico con crecientes y renovadas expectativas. Los fabricantes estamos apostando por reinventar. Un producto bien diseñado crea una conexión instantánea con el consumidor y características operativas eficientes crean un impacto positivo a largo plazo”, concluyó Roa.

Anuncios